Negociar el precio en bruto o en neto

A la hora de negociar un salario o un precio es tan importante saber cuánto debemos pedir por nuestro trabajo (bruto), como el importe que vamos a cobrar (neto).

Distingamos entonces:

  • precio bruto significa precio antes de impuestos,
  • precio neto es el precio después de aplicarle descuentos e impuestos.

Por lo tanto, no es lo mismo lo que ganamos (precio bruto) que lo que cobramos (precio neto).

Muchos confunden estos términos y piensan que lo que ingresan en el banco es lo que ganan, olvidándose del impacto de los impuestos.

Por ejemplo, cuando cobramos la nómina a final de mes estamos mirando el neto (salario bruto – Seguridad Social – retención de IRPF). Pero cuando hacemos la declaración de Renta tributamos por el sueldo bruto anual incluyendo todo.

negociarAlgunas empresas negocian los salarios en neto con los trabajadores nuevos (Contratos temporales, Contratos de duración inferior a un año, Contratos en prácticas o Convenios con becarios). Les dicen que van a cobrar p.ej. 1.500€ al mes, pero omiten que la retención que les aplicarán será la mínima que permite la ley (2%), así que acabarán pagando un buen pico al hacer la Renta del año.

 

¿Qué pierden los trabajadores? Pues no es lo mismo un aumento del 2% del salario bruto que del neto.

Ni tampoco una bajada en las retenciones del IRPF. Imagina que tienes un hijo y por ley te bajan la retención. Si has pactado el salario en neto cobrarás lo mismo a final de mes, pero como tu retención es menor, tu bruto (salario real) también bajará.

 

Negocia tu salario siempre en bruto.

 

Si eres autónomo o empresario ¿Cómo debes negociar el precio de un producto o servicio con un cliente?

 

Pongamos un ejemplo:

Le digo a un cliente que mi servicio cuesta 1.000€. Si no digo nada más, se entiende que deberá pagarme 1.000€ y mi factura será:

Base Imponible:     826€    —  Precio Bruto: es lo que cubre mis costes

Iva 21%              :     174€    —  IVA que cobro y que luego debo pagar a hacienda, no gano nada

Total Factura:       1.000€    — Precio Neto: Precio final, es lo que voy a cobrar (aunque luego deberé pagar 174€ a Hacienda por el IVA y me quedarán en realidad 826€)

 

En cambio, si le digo 1.000€ impuestos no incluidos:

Base Imponible:    1.000€    —  Precio Bruto: es lo que cubre mis costes

Iva 21%              :     210€    —  IVA que cobro y que luego debo pagar a hacienda, no gano nada

Total Factura:        1.210€   —  Precio Neto: Precio final, es lo que voy a cobrar (aunque luego deberé pagar 210€ a Hacienda por el IVA y me quedarán en realidad 1.000€)

 

Negocia el precio de tu servicio o producto siempre en bruto.

 

Para evitar malentendidos, aclara si la cantidad estipulada es bruta o neta, y haz los presupuestos con una frase que ponga: Impuestos no incluidos.

Recuerda: A la hora de negociar un salario o un precio es tan importante saber cuánto debes pedir por tu trabajo (bruto), como el importe que vas a cobrar (neto).

 

Artículo de Elisa Martínez  publicado en el Periódico Digital  http://www.cateconomica.com/Articulo/Negociar-el-precio-en-Bruto-o-en-Neto-el-gran-dilema

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *