Errores financieros que cometemos en cada etapa de nuestra vida

Es lógico tomar decisiones financieras pensando solo en el presente. El principal error es pensar que el nivel de ingresos y gastos actuales no varía con el tiempo.

Gracias a mi trayectoria profesional, he visto repetir los mismos errores financieros en cada etapa de la vida de una persona, simplemente por el hecho de no tener la suficiente educación financiera.

No existe un libro en el que se explique qué hacer en cada caso, pues cada persona o familia es un mundo, pero en la sociedad en la que vivimos, la mayoría sigue unos patrones muy marcados en etapas concretas de la vida: estudios, automóvil, vivienda, familia, trabajo, despido, jubilación…

 

De los 20 a los 30 años:

  • En esta etapa empiezan a tomar consciencia del dinero, pero no se preocupan por el futuro. Viven el presente, y lo habitual es que se gasten el sueldo en estudios, compras impulsivas, viajes y ocio.

 

  • Se olvidan de que el dinero de hoy, puede que no lo tengan mañana. Deberían asignar una cantidad a cada uno de sus gastos y destinar como mínimo un 15% del salario al ahorro, ya sea como fondo de emergencia o para objetivos a largo plazo.

 

 

De los 30 a los 40 años:

  • Es la etapa de las deudas. Ya sea por la compra de un coche, una vivienda, una boda o un hijo. Es difícil ahorrar, por lo que, ante una emergencia, aumentan sus préstamos y se funden sus ahorros. El principal error es hipotecar la vida con un exceso de deudas.

 

  • Deberían hacer un presupuesto anual para controlar y saber en qué se gastan el dinero. Marcarse un objetivo de ahorro a corto plazo para imprevistos (como las reparaciones del coche, multas, extraescolares o vacaciones). Y otro a largo plazo para hacer frente a la situación de desempleo o la jubilación.

 

 

De los 40 a los 50 años:

  • Esta es la etapa o fase de inicio de acumulación de riqueza. Si continúan con un empleo estable es cuando pueden y deben planificar la jubilación. Algunos cometen el error de invertir en cosas en las que no se tiene experiencia, o aumentar deudas comprando una vivienda más grande.

 

  • Una equivocación con el dinero a estas edades, puede comprometer seriamente su futuro económico. Un buen asesor financiero es clave en esta etapa.

 

De los 50 a la jubilación:

  • Lo normal es que este sea el momento en que más dinero tienen, ahorrado o por salario. Pero acostumbran a cometer grandes errores: como hacer inversiones arriesgadas o repartir ahorros entre los hijos antes de tiempo para ayudarles con sus hipotecas…

 

  • Es un buen momento para prever cuando y cuanto van a necesitar cambiar el coche, electrodomésticos o hacer obras en casa. Deberían hacer una buena planificación de gastos para cuando disminuyan los ingresos.

 

Esta es la foto de las etapas de la vida actuales. Las próximas generaciones se enfrentarán a una situación muy distinta en cuanto a trabajo estable se refiere y pensiones de jubilación inexistentes. Por lo que más que nunca, será necesario tener una buena educación financiera.

 

Artículo de Elisa Martínez publicado en el periódico digital Cat.Económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *